Palmer Luckey, una de las principales mentes detrás de esa, hoy por hoy cuestionable, revolución de la realidad virtual, dice adiós a la empresa que fundó: Oculus, desarrolladora del popular dispositivo Oculus Rift.

Tres años después de que Facebook comprase su creación por unos 2000 millones de dólares. Y tras unos últimos meses convulsos, como mínimo: Luckey se vió obligado a retirarse de las redes sociales tras salir a la luz su conexión con Nimble America, grupo dedicado al shitposting a favor de la campaña de Donald Trump. Además, su última aparición pública tuvo lugar en los tribunales, prestando declaración por la demanda que interpuso ZeniMax (Bethesda) a Oculus y sus fundadores por robo de propiedad intelectual – y en la que fueron hallados culpables.

Tendremos que esperar para ver como se acaba aclarando la partida de Luckey, que por el momento, no ha dado ninguna explicación sobre su marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *