Crítica de EPIC, el Mundo Secreto

[vc_row][vc_column][vc_separator][vc_column_text]

Blue Sky Studios, creadores de Ice Age, Rio y Robots, nos traen este verano Epic, una película de animación de fantasía y aventuras, con cuyo tráiler muchos alucinaríais (todo muy “super-épico”) pero no es oro todo lo que reluce, y ya se sabe que un buen tráiler puede engañar mucho.

[/vc_column_text][vc_separator][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_single_image image=”3759″ img_link_target=”_self” img_size=”1920×814″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Epic nos cuenta la historia de Mary Katherine, una joven que viaja a casa de su padre después de que su madre haya fallecido. Su padre es un científico obsesionado con las supuestas criaturas diminutas que viven en el bosque cercano a su hogar, pero lleva años sin encontrar una prueba real de su existencia. A pesar de que nadie, incluida Mary Katherine, cree en sus locas ideas, un día la joven es encogida y transportada a ese mágico mundo, encontrándose en medio de una guerra entre los Hombres-Hoja, protectores del bosque, y las fuerzas de la podredumbre que buscan destruirlo, los Boggans.

 

El problema de Epic no está en su animación, pues hay que decir que el trabajo realizado por los chicos de Blue Sky Studios es impecable (las animaciones y expresiones de Mary Katherine son de un realismo espectacular), ni tampoco en la más que agradable banda sonora compuesta por Danny Elfman (con colaboraciones de Snow Patrol y Beyoncé). El problema de Epic está en lo más principal: en sus personajes y en la historia. Es una historia demasiado típica y llena de tópicos de la lucha contra el mal, no aporta nada nuevo al género, y los personajes son ciertamente planos y faltos de carisma, por lo que no han despertado en mi una especial empatía. Además, el trato que se hace aquí de la recurrente historia de amor de esta clase de películas llega a ser hasta irrisorio: ”Ah, ¿pero los protagonistas se han enamorado y yo ni me había enterado?”.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

En conclusión, Epic es una película que sí gustará a los más pequeños y jóvenes, pero para los más adultos se quedará corta y no dejará de ser un mero entretenimiento del que ni acordarse dentro de un mes. Se echa en falta esa doble lectura que tienen algunas películas de animación de Pixar o DreamWorks que hacen que sean disfrutables por los más pequeños, pero también aporten esos matices más profundos para los más mayores (“Up” y su emotivo principio es el más claro ejemplo de eso), y es por ello que Epic es simplemente una película de animación más del montón. [6/10]

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]